TODO SIGUE IGUAL

Todo sigue igual. Pocas novedades en la prensa española: Gallardón y sus aspiraciones sucesorias, el miedo del PSOE a ser culpabilizado de la disgregación de España, la iglesia y la derecha a vueltas con la educación para la ciudadanía, terremotos afectando a los más desfavorecidos, la muerte de Umbral,otra vez la liga de fútbol, los fichajes de los equipos, etc. etc.

La noticia estrella es la muerte de un futbolista. Sobre la manifestación de este pesar voy a ser políticamente incorrecto. Me ha parecido exagerado el tratamiento mediático. Compartiendo el drama que supone la muerte súbita de un futbolista joven, de un chico en plena juventud. Me parece una falta de respeto hacia el trabajador anónimo que muere en accidente laboral, la mujer asesinada por su marido, el anciano que fallece sólo en su casa sin atención de nadie, el inmigrante que se ahoga atravesando el estrecho o tantos otros posibles ejemplos. Creo que se trata sólo de un ejemplo más de la dictadura del fútbol y de los medios informativos que contamina también a nuestro entorno sociológico.

1 comentario:

  1. Juanito Segovia me ha enviado esto publicado en Rebelion, el cual estoy completamente de acuerdo:
    El valor que dan a las diferentes muertes
    Los obreros muertos no tendrán medallas

    Manuel Espinar
    Haydee Santamaria

    ¿Qué color tendrán las medallas de los muertos en los centros de trabajo?

    Estos muertos no tienen cara, ni familias, ni nada. En los periódicos se dedican a dar la noticia en breves líneas y siempre buscando una justificación o tratándolo como un hecho casual y aislado. Incluso un dirigente sindical decía en una entrevista que una parte importante de estos accidentes ocurrían por la falta de formación de los trabajadores.

    Al parecer las muertes en el trabajo no tienen nada que ver con las formas de contratación mafiosas, con unas relaciones laborales de esclavitud como hemos podido saber con la última muerte de un trabajador rumano que trabajaba en la rehabilitación de una casa. Con unas jornadas de trabajo de 75 horas semanales y con los salarios más bajos de toda Europa.

    ¿Es que 106 muertos en lo que va de año, en los mal llamados accidentes laborales, en la Comunidad de Madrid, no son suficientes como para generar una movilización social y que alguien pague por estos crímenes?

    Estos muertos no tienen funerales donde vayan los ministros ni Asociaciones de víctimas.

    En el parlamento no se discutirá el color de la medalla por su labor por España.

    La muerte de un futbolista es un drama, la de un obrero de la construcción un hecho lamentable.

    La muerte de un soldado en un conflicto bélico es un muerto por la patria, el que muere construyendo casas o carreteras con unos salarios de vergüenza y unas jornadas agotadoras, no es digno de nada.

    Esta es la España en la que vivimos, la de Circo y pandereta. La de toros y futbol. La de los nuevos ricos.

    ResponderEliminar