LA IGLESIA SIGUE SIN CONDENAR EL FRANQUISMO

Con la ambigüedad y el eufemismo que nos tiene acostumbrados la jerarquía de la iglesia católica, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, hizo una declaración ayer, donde dijo: “que la Iglesia debe pedir perdón y reorientarse" por las "actuaciones concretas" durante la Segunda República y la guerra civil. Los medios de comunicación están sacando en sus titulares ,que es una declaración de perdón, la actuación de la iglesia durante la guerra civil y el franquismo en toda regla. Tengo mis dudas. Lo que si está claro es que,esta declaración del hombre mas moderado(o mas sensato) de la cúpula de los obispos es toda una salida del guión –como bien dice Público en su edición de hoy-establecido por la cúpula de la iglesia católica y su entorno en los últimos tiempos. No se que pensaran los “talibanes Rouco, Martínez Camino y Cañizares de esta declaración, y no te digo al innombrable de la COPE. No lo he oído esta mañana, pues no tenía ganas de castigar mi mente. Tampoco tengo claro que esta confesión o declaración, o como se llame, no será la última. Tienen que venir mas, tienen que venir mas 20 N. Llega tras 32 años de la muerte del dictador y el mismo día de su muerte.¿coincidencia? Pero en fin, algo hemos ganado. Pero lo que hecho en falta es que siguen sin condenar el franquismo. ¿Lo veremos algún día?

PD: Al mismo tiempo que escribo esta lineas, estoy oyendo en la radio a Martin Patino, este hombre fue ayudante de Tarancon y va y dice que :"La Iglesia comulgó con las mentiras del régimen"(oir aqui), Me viene a la memoria todos aquellos curas de antes de la transicion, como el padre Llanos, Garcia Salve, los jesuitas del Pozo del tio Raimundo. Esos, no solo no condenaron el franquismo, esos lo combatieron.Las cosas en su sitio.Pero,claro, esa era otra iglesia muy distinta a la actual.


1 comentario:

  1. El dedo en la llaga
    El día a día de Javier Ortiz
    Las milongas de Blázquez
    22 Nov 2007
    El día que sienta deseos de polemizar con monseñor Blázquez, prometo que os lo confesaré con toda franqueza. Pero no es el caso. Sus declaraciones sobre la Guerra Civil española, el papel de la Iglesia Católica entre 1931 y 1976 y demás asuntos conexos no me han producido ni frío ni calor. Cada cual trata de salir de sus embrollos como puede y como lo dejan. ¿Qué se puede esperar del presidente de la Conferencia Episcopal celtibérica, por muy pastelero que sea? Pues algo así, como mucho.
    Lo que me ha enfurecido es que una cierta izquierda española (¿o será eso toda la izquierda española, y yo sigo sin enterarme?) cante albricias, llore de emoción y celebre que por fin un representante de la Iglesia Católica haya pedido perdón por lo que sus majestades sotánicas hicieron no ya durante la Guerra Civil –tela–, sino también cuando terminó la Guerra y ya no había dos bandos, sino una sola banda, que era la de los suyos: ésos que alzaban el brazo haciendo el saludo romano y cantaban el Cara al Sol, mayormente porque ellos no estaban a la sombra, como los otros.
    ¿De dónde se ha sacado nuestra progresía que Blázquez ha pedido perdón? El presidente del episcopado local ha enunciado un puñado de consideraciones melifluas (en plan digo y no digo, sugiero y me callo) que cada cual es muy libre de interpretar como le salga: valen lo mismo para un roto que para un descosido. Pero pedir perdón, lo que se dice pedir perdón, no le ha pedido perdón a nadie, y menos en nombre de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.
    ¿Qué clase de izquierda es ésta nuestra de ahora, que se conforma con que los cómplices de decenas de miles de asesinatos se salgan por peteneras, diciendo cosas como que “todos hicimos cosas feas”, y así?
    Ayer circulé por una carretera guipuzcoana allanada con los trabajos forzados de presos republicanos. Muchos dejaron allí su vida.
    Que les pidan perdón a ellos y a sus deudos. Directamente.
    El resto son milongas.

    ResponderEliminar