Estepona (2)


Leo en algunos periódicos, -(Aquí)- que dos concejales socialistas de Estepona se reunieron, ya en el mandato anterior, con la Ejecutiva Provincial del partido y le proporcionaron datos y documentos acerca de los convenios urbanísticos, contratos y adjudicaciones de obras mediante los que se instrumentaba las “charranadas” que se estaba desarrollando en el Ayuntamiento de Estepona. Recibieron, por parte de los dirigentes del PSOE malagueño, la callada por respuesta. Callada con un matiz desvergonzado: no se debía levantar la liebre porque las expectativas eran muy buenas. Es decir que no debían de decir nada, pues tenían como perspectivas ganar las elecciones municipales. ¡Que vergüenza! Y al día de hoy estos tios/as siguen en sus cargos
No quiero ni pensar que entre esas expectativas que aguardaba el PSOE de Málaga estaba recibir parte de los ingresos repartidos entre los (presuntos) mangantes. Según
leo, lo cierto es que en Estepona funcionaba una organización mafiosa con una Caja B en la que se ingresaban las donaciones de constructores y promotores favorecidos por convenios, recalificaciones y contratas municipales y de la que salía el dinero en tres direcciones: actos culturales y deportivos organizados por el Ayuntamiento , financiación del Partido Socialista y del Partido Estepona (antiguos gilistas) y bolsillos particulares del alcalde, concejales, técnicos municipales y abogados. Para que nadie se quedara sin su parte del botín, el consistorio colocaba a parientes y amigos de los ediles implicados. Según el periódico, en los últimos dos años el Ayuntamiento de Estepona ha contratado a alrededor de 300 trabajadores a dedo, un buen número de los cuales han pasado a convertirse en militantes del PSOE, espesando de esta manera la telaraña de clientelismo político en el pueblo. Algún político ha dicho que hay que cambiar los controles de las políticas urbanísticas. De acuerdo. Pero antes hay que cambiar los controles de las políticas internas de partido .Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario