DIA DE LA COLONIA DE FUENTE PALMERA


Un año más, se ha celebrado en el ayuntamiento, el día de la Colonia, el241 aniversario de la fundación de la colonia de Fuente Palmera

Como todos los años, en este día, se premian a nuestros vecinos y vecinas merecedores de este galardón, como es Colono del Año e hijo predilecto

Este año se ha nombrado al Grupo Cirkolonia, Fernando Flores Pistón, Juan Luis Hens Lorite, Juan Manuel Anales Hens, Ramón Cuesta Pérez, Miguel Delgado Ferre, Francisco Díaz Fernández, María José Bernete Navarro y a Juan Ramírez Pedrosa

Ha sido un acto, en algunos momentos, muy emotivo. Quiero resaltar las palabras de Fernando Flores y, sobre todo, de María José Bernete. Reproduzco aquí todo su discurso que con claridad y emoción ha llenado la sala de Plenos del Ayuntamiento de compromiso militante hacia la causa republicana y la memoria histórica . Gracias María José .Salud y república y a por la definitiva.

Quizá todo el mundo, en un ejercicio de modestia, lo que suele hacer cuando les honran con una distinción, como la que recibo hoy aquí, es decir que no es merecedor de tan gran honor. Bueno, pues yo voy a pecar de inmodestia diciendo que creo que sí soy merecedora de este título de Colona del año. Lo soy porque hoy no me represento a mí misma sino a los cientos de colonos que padecieron las consecuencias del golpe de estado fascista del 1936. Cárcel, muerte, asesinatos indiscriminados, hambre, enfermedad, exilio, oprobio para los muertos y vejación para los vivos. Así que hoy, en nombre de mis familiares y de sus compañeros de miserias obligadas, de todos los amigos que he hecho en este camino de la recuperación de nuestra memoria, les doy las gracias a las personas que me propusieron para este título y a esta Corporación; pues vienen a poner su granito de arena en el capítulo de la reparación a las víctimas del franquismo, bálsamo para una herida que el miedo y la desidia de los que se deben a los ciudadanos no dejan cicatrizar.

Es el trabajo de la memoria una busca incesante de verdad para honrar a los protagonistas olvidados de la historia, después de haber dado lo mejor de sus vidas en pos de una causa tan noble como era, y es, luchar por la libertad y la democracia, por la República. Cientos de luchadores antifascistas de diferentes organizaciones políticas, que bajo la bandera tricolor, defendieron hasta las últimas consecuencias lo que les habían venido a robar: la esperanza de la democracia más avanzada de Europa en los años 30. El sueño de dar la vuelta a una injusticia secular de esclavitud en el campo y en la industria, donde el cacique y señor hacía y deshacía a su antojo, como si aquellos que le servían no estuvieran hechos de la misma materia que él.

Quiero agradecer a tanta gente valiente y generosa, que ha querido compartir parte de su historia personal o familiar, entre ellos, mis padres, mis tíos, a Francisca Adame, al tristemente desaparecido José “el demonio”, a Juan Díaz. A ellos que han querido construir la verdad que todavía falta por salir a la luz en este país de transiciones eternas. Una transición que golpeó con su puño de amnesia a una población que transitaba bajo el paraguas del olvido interesado de la historia. Se pagó un alto precio por una democracia de mínimos; si se hubiera tenido el valor de no claudicar insultando la memoria de los luchadores antifranquistas, seguramente hoy viviríamos en un marco más democrático y disfrutaríamos de una constitución más garantista, no la que firmó quien por dos veces juró los principios del movimiento. Para mí, y para muchos, democracia es República, una nueva esperanza de conseguir la Verdad, de hacer Justicia y dar Reparación a tanta víctima, punto de partida imprescindible para crear una sociedad más abierta, más progresista y más plural.

Este año hemos estado en Mauthausen para honrar a los colonos asesinados en sus campos de exterminio. Para dejar testimonio del horror vivido por Cirilo Sánchez Castell, Juan Salas Sánchez, José Reyes Orejuela, Juan Aguilar Moral, Manuel Dugo Rodríguez, Manuel Cobos Herruzo, Manuel Herruzo García y José Durán Bernete. Para ellos pido un reconocimiento público por parte de nuestro ayuntamiento. Es maravilloso comprobar como la sociedad alemana y austriaca ha sido capaz de cerrar un capítulo abominable de su historia: haciendo justicia a las víctimas. No sólo resarciéndolas económicamente, sino moralmente. Con memoriales donde no se esconde la verdad sino que se explica en toda su crudeza como instrumento pedagógico para que no vuelva a ocurrir nada similar. Aquí tuvimos también nuestros campos de concentración donde la gente moría, no en las cámaras de gas, sino de hambre, enfermedad, golpes o por los tiros de gracia de falangistas practicando su pasatiempo favorito: el paseo. Y de los que, como es obvio, no queda rastro de su existencia.

Tengo que deciros que el artífice de que hoy me encuentre aquí, es mi tío, el Capitán Chimeno, al que he estado descubriendo en estos últimos meses de búsqueda minuciosa. Si de pequeña me sentía orgullosa de él, ahora mucho más, y si alguien es merecedor de reconocimiento público es el valiente, apuesto y generoso, José Bernete Aguayo, Héroe del Sur, Héroe de La Colonia y de mis sueños infantiles de justicia, que por suerte no me han abandonado.

Toda mi gratitud a Javier, sin el que el documental sobre la vida del Capitán Chimeno no hubiera sido posible. Gracias por ser cómplice de este trabajo, de la recuperación de muchas otras memorias y por ser un magnífico compañero de lucha y de este camino nada fácil que es la vida.

A mis compañeros del Col·lectiu Republicà del Baix Llobregat y a todos los presentes ¡Salud, República y a por la Tercera!


1 comentario:

  1. Gracias a personas como Mª José estamos cada vez más cerca para que la justicia termine por imponerse.

    ResponderEliminar