2 años de prisión por un accidente laboral

Hoy no voy a dedicar esta entrada a escribir sobre política nacional , o sobre una cuestión importante sobre la actualidad política. Hoy esta entrada va dedicada a unos hechos que, presuntamente, ocurrieron en una empresa de La Colonia de Fuente Palmera y que el ministerio fiscal pide a un empresario 2 años de prisión por el,presunto, incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales en una empresa de su propiedad . 
 Viene esto a colación porque ayer en una página de un periódico provincial, El Día de Córdoba, se publicó una noticia que pasó bastante inadvertida. Casi de incognito. Esa noticia (consultar aquí) contenía  el siguiente  titular “Un empresario se enfrenta a 2 años por un accidente laboral”. En ella se relata los hechos que ocurrieron el día 22 de julio de 2005 ,cuando una trabajadora se encontraba trabajando en las dependencias de dicha empresa, y en una máquina de cortar pepinillos cayó uno de ellos en el interior de la cinta transportadora. En ese momento, la trabajadora introdujo la mano en el interior del equipo lo que provocó que su brazo quedase atrapado a la altura del antebrazo. Según el fiscal, la máquina carecía de resguardos que impidieran el acceso de elementos peligrosos. Como consecuencia del accidente la mujer sufrió la amputación de la mano, por lo que tuvo que estar ingresada de urgencia. El fiscal pide al acusado dos años de prisión y una multa de nueve meses.

 Al trabajo que se desarrollaba en ínfimas condiciones hay que añadir y advertir que la construcción de la fabrica  no cuenta con la perceptiva licencia de obras (revocada por un juez) y que, por supuesto, sin la pertinente licencia de apertura. Uno cuando ve estas situaciones no puede hacer otra cosa que sufrir la indignación más brutal. La carencia absoluta de las  mínimas condiciones laborales en un Estado Social y Democrático de Derecho en el que, supuestamente, estamos. Lo mismo que tampoco podemos solventar el asunto con la alusión a que se trata de un mero "caso excepcional", que no representa en absoluto a la media de los empresarios; no lo sé, no tengo datos, pero por desgracia he vivido también las suficientes experiencias labórales para saber lo mucho que abunda esta situación en los tiempos actuales .

Esos que denomino “nuevos ricos”, salidos casi todos  en la época del ladrillo, se han construido situaciones y empresas sobre la ilegalidad urbanística, defraudaciones a Hacienda, a la seguridad social, expolio a los bienes públicos , dinero negro, ausencia de cotización a la Seguridad social, a los Derechos de los trabajadores ,(sin contratos, sin otra condición que el "lo tomas o lo dejas, o el  "bastante favor te hago"), al medio ambiente , con construcciones ilegales, con vertidos a los arroyos...... Esa gente que sin más pudor se pasea  con el “discursito” de que son víctimas de las actuales condiciones económicas o  mártires de la crisis. Con la coartada o la excusa de la crisis se cometen todas esas tropelías.

 Nadie habla de la situación de la trabajadora que de por vida se quedará con unas secuelas, por no poner unas condiciones mínimas de seguridad  laboral. Deseo que los tribunales se pronuncien y que impartan justicia Y estoy seguro de que percibirá una reparación justa, aunque nunca llegará a ser completa. Pero es lo mínimo que se merece y lo mínimo que debe obtener de la Justicia. Esa Justicia en la que algunos seguimos creyendo como la única instancia capaz de hacer frente a estas situaciones que se dan con bastante frecuencia en nuestra Andalucía y, por supuesto, en La Colonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario