La España de la precariedad

Lo del hotel en Madrid es vergonzoso. Se promocionan aprovechándose de la miseria laboral y la desesperación de la gente. Unos 7.000 currículos para un centenar de puestos de trabajo. (no podían enviar el CV por mail?) Hemos regresado a los tiempos del jornalero en la plaza del pueblo donde los señoritos elegían a los mejores campesinos . Ahora lo hacen los hoteles con muchas estrellas. Ya lo dijo el ínclito Rato: "Esto es el mercado, amigo."


No hay comentarios:

Publicar un comentario