Los derrotados

"Tranquilos muchachos, los derrotados somos invencibles".
 Andrés Rábago. El Roto



La Constitución del 78

Yo voté a favor de la Constitución en el año 1978, tenia 18 años y era la primera vez que votaba. Y no me arrepiento, convencido de que representaba, sin duda, la salida política hacia la democracia. Por aquel entonces, lo saben los más viejos del lugar, con solo decir la palabra libertad te partían la cara. Toda la izquierda de aquel tiempo, PSOE, PCE y los extraparlamentarios ORT, PTE y Partido Carlista pidieron el "SÍ" en el referéndum. Solo la ultraderecha de Fuerza Nueva pidieron el«no» y, en la derecha,Alianza Popular, que al final apoyó el «sí» pero con fuertes divisiones internas. La CE del 78 cambiarla hoy es urgente y necesario. Adaptarla a la España del siglo XXI es una obligación de nuestra clase política. Solo pido de quienes tengan que hacerlo que lo hagan con la misma inteligencia con que se hizo hace 40 años. Lo tienen más fácil, sin los miedos de los militarotes y las pistolas, pero dudo que los políticos actuales, mas atentos al cortoplacismo, se pongan de acuerdo para aprobar una nueva carta magna que sirva para los ciudadanos, por lo menos, otros cuarenta años.Una reforma requiere, de nuestra clase política, un debate sereno, sosegado, mucho consenso y altura de miras, cosas que no veo actualmente.

Fin de campaña

Viernes y fin de la campaña electoral. Doble alegría.Esta vez he conseguido que la campaña electoral no contamine en nada mi vida diaria. Todo un logro... Solo he escuchado lo que he querido oír.He alejado a los oportunistas, a los vendedores de crecepelo... El domingo iré a votar y ejerceré mi derecho como ciudadano, mi conciencia no me permite ser indiferente ante la situación que vivimos. Votaré el domingo por la opción que mejor representa mi forma de ver la política en el país.Votar es un derecho que costó mucho esfuerzo conseguir a varias generaciones anteriores. Porque si no votas luego no vale quejarse y crucificar a los elegidos.

 Mientras escribo estas cuatro letras suena en la radio el Boss y su"Long walk home" donde cuenta como un tipo vuelve a su pueblo donde en el regreso ve que su mundo ha cambiado. Las cosas que creía conocer, la gente que creía conocer, con cuyos ideales tenía algo en común, son extraños. El mundo que conocía le es extraño. El domingo inicio,iniciamos, un nuevo camino.

Antigua Casa de Guardia


Hay sitios que no deberían cambiar nunca.Esta frase me la repito una y otra vez cuando entro en  ciertas tascas  que desprenden ese marchamo de viejas, con   nada de pega y todo original: olores a vino, pinturas desgastadas, maderas viejas, camareros rancios, algún que otro personaje local encaramado en la barra dando su particular homilía futbolera o política y cuentas  con  tiza sobre la barra gastada por el tiempo. ¿Se puede pedir más? Se pueden comparar con una franquicia o con un gastrobar,tan de moda por estos tiempos.....

Conozco pocos sitios que se asemejan: El Gallo en Córdoba, algunos en Sevilla y, sin duda, en Málaga la Bodega  Antigua Casa de Guardia, un negocio con un siglo y medio largo de vida.
Elaboran  vinos dulces y secos, malagueños   de las viñas cultivadas tradicionalmente en la Axarquia y  los Montes de Málaga. Tasca de las que ya no quedan, todavía te apuntan en la barra con una tiza lo que vas debiendo, a medida que vas pidiendo vinos. Las tapas para acompañar las tienes que pedir en un mostrador que tienen frente a la de los vinos y pagarlas de manera independiente: las conchas finas, gambas, buenos mejillones o los encurtidos solos o con anchoas. El ambiente está asegurado pues suele estar lleno siempre, al ser un lugar de paso en plena Alameda de Málaga, es habitual ver tanto a turistas  como malagueños.
 Sin duda Antigua Casa Guardia es un lugar singular que merece la pena conocer. Si vas a Málaga este es de lo que hay que visitar si o si, y cuidado con el vino dulce si no estas acostumbrado que está tan bueno que a veces es demasiado fácil de beber para ponerte colocón con unas copas.

Circo

La sesión de control al Gobierno se ha convertido en eso, una sucesión de disparates, insultos y menosprecios que no sirven para nada a los ciudadanos. Nos están acostumbrando a un tipo de espectáculo lamentable en el Congreso. La política es el instrumento que el mayor respeto debemos de tratar porque es quien y quienes consiguen cambiar nuestras vidas y dirigir el rumbo de un país, algo tan serio como eso. Se han creído que están en un reality show de las teles.Todo tiene un límite y en el Congreso hoy se superó ese límite de dignidad. No todo vale . Ha convertido el templo de la democracia en un verdadero circo. La política está devaluada por culpa de algunos que ven en el ejercicio del cargo político ( no hay que olvidar, que son representantes del pueblo) en una herramienta con la que beneficiarse así mismo, y no al bien común.
 Qué flaco favor hacen a la democracia....sálvese quién pueda.

La envidia


La zorra y el leñador

Una zorra estaba siendo perseguida por unos cazadores cuando llegó al sitio de un leñador y le suplicó que la escondiera. El hombre le aconsejó que entrara en su cabaña. Casi de inmediato llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto a la zorra. El leñador, con la voz les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba la cabaña donde se había escondido. Los cazadores no comprendieron las señas de la mano y se confiaron únicamente en lo dicho con la palabra. La zorra al verlos marcharse, salió silenciosa, sin decirle nada al leñador. Le reprochó el leñador por qué a pesar de haberla salvado, no le daba las gracias, a lo que la zorra respondió: -Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo.

 Moraleja: No niegues con tus actos, lo que pregonas con tus palabras.

Asturias.

En los últimos coletazos del franquismo, la censura se cebó con el entonces joven y rebelde cantautor Víctor Manuel, que a resultas del boicot con que lo castigaron en su propio país decidió irse a México durante un tiempo. Una noche, los exiliados asturianos le organizaron una cena, uno de los asistentes tomó la palabra no para pronunciar un discurso, sino para leer unos versos que llevaba en una hoja de papel y que sonaron en los oídos del invitado como una auténtica revelación. Se trataba de un poema que jamás había leído y que, en unas pocas estrofas, levantaba toda una épica alrededor de los hombres y mujeres anónimos que desde las fábricas y las minas, desde el campo y desde el mar, habían unido sus fuerzas para pelear y perder como siempre ha ocurrido a lo largo de la historia del movimiento obrero. Aquella misma noche, en la habitación del hotel, Víctor Manuel cogió su guitarra y comenzó a poner música a aquel texto. Era consciente de la potencia que emanaba sus versos, pero seguramente no imaginó ni por asomo que, en aquellos momentos, estaba empezando a componer un himno.
El poema se titulaba, «Asturias». Su autor era Pedro Garfias,  el nombre a Víctor Manuel no le sonaba de nada. Era algo perfectamente lógico, porque Garfias  era conocido y valorado en México, el país en el que se acabó exiliando y donde había fallecido unos pocos años antes. Aunque nacido en Salamanca siempre se consideró andaluz, vivió su juventud entre Cabra, Osuna y Ecija. Pese a que permanece en el imaginario colectivo de varias generaciones que son capaces de interpretarla de memoria, no son pocos los que adjudican la autoría de los versos al propio Víctor Manuel y también abundan quienes los entonan sin detenerse a pensar en su significado. De ahí que muchos se sorprendan al enterarse de que esas palabras tan sentidas fueron escritas por alguien que jamás estuvo en Asturias.



Supremacismo

Me dice un buen amigo "mesetario" de Twitter que los andaluces no hemos "entendido" a la exministra Tejerina cuando se refería al atraso en la educación en Andalucía: Le explico dos cuestiones fáciles de entender:. UNA.- Si dice que el sistema educativo en Andalucía necesita mejorar, dices que el Gobierno de aquí es una mierda que no se preocupa de las escuelas y tal y tal. Me parece correcto, se entiende y entra dentro de sus obligaciones como política. DOS.- Si dice que los niños andaluces saben "dos años menos" que los de Castilla y León, estás insultando a los niños de aquí. Es sencillo de entender, es claro, cuestión de dominar mínimamente el lenguaje, cosa que ya debería poder hacer la señora, ya que no es andaluza y , se supone, más inteligente que los ciudadanos que vivimos en estas tierras. Porque en el fondo lo que trata de decir es la cantinela, la leyenda negra que se ha extendido de Despeñaperros p'arriba, eso de que en Andalucía además de ser unos vagos, cobrar el PER, no sabemos hablar y estamos todo el día en la taberna y ahora nuestros niños son dos años más tontos que los de otro sitio. 
Ahora lo llaman supremacismo que es lo mismo que fascismo, pero más fino.