Falta un día

Todavía  no llego a comprender como los dueños de los bares y restaurantes hacen  defensa tan ultramontana del tabaco en sus  bares, no entiendo  su negativa a aceptar lo que es ya una realidad en medio mundo (espacios públicos libres de humo, más aún si en ellos se sirven comidas y entran menores), quieren hacernos ver  que se van a arruinar si no hay una nube tóxica cubriendo sus locales, No entiendo como  anteponen sus beneficios a nuestra salud, a su propia salud y a  la de sus trabajadores. Espero que sea una cuestión de tiempo. Por lo pronto ya no llegaré a mi casa con la ropa impregnada de olor a tabaco. Espero

No hay comentarios:

Publicar un comentario