Seis años, seis

Hace seis años -el 29 de enero de 2007- nació este blog. Me costó, en el aquel tiempo, tomar la decisión de abrir esta ventana en la red. No porque no entendiera su utilidad, sino por miedo que contraía al disponer de un espacio que tenía que dotar de contenido y lo tenía que hacer de forma regular y seria. Desde entonces hasta hoy, muchas fases de mi vida han quedado reflejados en este modesto rincón de la red. Al principio te obsesionas más con las visitas que por las entradas. Supongo que nos pasa a todos. Al cabo de unos meses dejas de fijarte en los números y das más valor a la calidad de las entradas. He intentado, en todo este tiempo, dar respuesta siempre a mi libro de estilo, a mi declaración de principios que inspira este espacio, que simplemente es ser una república libre e independiente de mis sensaciones. Me auto disciplino  en mantenerlo activo, una devoción casi diaria que para nada supone una obligación o una obsesión. Al poner la sexta vela virtual de cumpleaños, tengo que tener unas palabras de agradecimiento a todas las  personas que tenéis la "osadía" de leer todo lo que escribo. No es falsa modestia. Me sorprende que esta gota de agua en el inmenso océano de la red acumule un número tan elevado de visitas. Muchas más de las que podría haber imaginado cuando nació. En ese tiempo casi no existía facebook o twitter, desde entonces soy usuario, a veces empedernido, de las llamadas  redes sociales, pero mi ojito derecho sigue siendo, sin dudarlo, este sitio. Gracias a todos. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario