Presidente por la gracia de Díos

Poco o nada ha cambiado en este país en lo que respecta a la toma de posesión del presidente del gobierno. Mariano Rajoy ha seguido hoy la tradición confesional de los presidentes del Gobierno españoles –Suarez, Calvo Sotelo, Felipe González, Aznar y Zapatero- de jurar o prometer el cargo ante un ejemplar de la Constitución, otro de la Biblia y un crucifijo, en una nueva demostración más de que la separación entre Iglesia y Estado es en este país una ficción. A los presidentes no le han elegido ningún dios ni va a estar al frente del Ejecutivo de un Estado confesional, al menos eso es  lo que dice la Constitución.  Aquí pueden ver las fotos del ya Presidente y sus antecesores con la mano sobre un ejemplar de la Biblia y el crucifijo, prueba de que en algunas cosas no se ha avanzado mucho desde la muerte de Franco. Así que, en lo que afecta a esta cuestión, la vida sigue igual. Como diría Mariano ,ser presidente por la gracia de Dios y gracias a Díos

No hay comentarios:

Publicar un comentario