Telecirco y Marta

Foto: David Bilbo
En el caso Marta del Castillo hay varios hechos que son constatables y espantosos, que han creando  alarma entre los ciudadanos. Uno, la muerte de la niña; Dos, que no se sepa, aún, dónde está su cuerpo; Tres, la confusión que los acusados están creando para esquivar su responsabilidad en la muerte de la chica.

 Pero ha aparecido un cuarto hecho, en estos días, que está provocando más indignación, si cabe, en la opinión pública: la intervención de la madre de el Cuco en el programa de televisión La Noria, de la cadena Telecinco. El dinero que cobró en el programa la Fiscalía le ha reclamado a esta mujer que deposite de inmediato en el juzgado la cantidad  que ha cobrado por su intervención en la TV. Hay una razón que es de cajón: su hijo, El Cuco, tiene que pagar 414.000 euros correspondientes a la búsqueda del cuerpo de Marta en el rio Guadalquivir. Y como es probable que digan que no tienen ni un duro, es lógico que la Fiscalía le pida ese dinero  por participar en este programa.¿Se atreverá el fiscal o el juez a llamar a los responsables del programa ?

 Dicen que entre 9.000 y 10.000 euros cobró por ir a La Noria. Sus declaraciones no valieron ni un duro, no añadieron nada al caso, pero a Telecinco le da igual  con tal de hacer caja. Ya sea la madre de El Cuco o, en el mismo programa, ex preso Mario Conde dándonos lecciones de cómo salir de la crisis o de la cárcel . Esta es la televisión que quiere la audiencia, la que nos merecemos como ciudadanos, es una televisión sin escrúpulos, mientras el talonario responda y el audímetro también. Por un poco de audiencia, venden a su madre. ! Y los ciudadanos tragando lo que nos echen ! ¡Toda por la pasta y la audiencia!

1 comentario:

  1. Anónimo6/11/11 0:25

    Me parece fantástica la reacción de las empresas que se hacían publicidad en La Noria ante la campaña promovida por Pablo Herrero desde un blog. Nestlé, Campofrío, Puleva y Bayer han retirado su publicidad tras la participación (pagada) en este programa de la madre de El Cuco.

    ResponderEliminar