Sandokán, ese hombre

24.805 cordobeses (que se dice pronto) decidieron votar como alcalde al constructor y joyero Rafael Gómez, conocido como Sandokán.Este joyero, el "cordobé" que se hizo a sí mismo, que guardaba pavos y cabras, emigrante en Francia y que levantó un grupo, Arenal 2000 , gracias al inmenso  aval de Cajasur y de (don) Miguel Castillejo. El  que de sus ruinas creó un partido político: Unión Cordobesa, que hoy es la segunda fuerza política en el Ayuntamiento de Córdoba con el  15,23% de las papeletas . 
Ni su imputación en el caso Malaya ni su multa de 24,6 millones por un delito urbanístico importaron a los cordobeses que lo votaron. Tampoco que reconociese públicamente no haber leído un libro en su vida o que a veces se haya comparado con Jesucristo. O el acto de constitución del nuevo ayuntamiento se equivocó diciendo: “Queda constituida la constitución”, rectificando acto seguido “perdonar, perdonar, la nueva Corporación”. O como cuentan que en un mitin confundió asesores con ascensores municipales. Nada de eso parece importar a sus votantes

Ayer ante el tribunal que lo juzga por el caso “Malaya” arrancó a llorar dos veces. El presidente del tribunal se vio en la necesidad de un descanso de cinco minutos para que se recobrara del llanto tan patético que, en pleno juicio, armó este singular hombre. En alguno de ellos más que llanto  parecían lagrimas de cocodrilo  Al ver el vídeo sufrí vergüenza ajena. Lo mismo que la intervención en el pleno del ayuntamiento de Córdoba con motivo de la aprobación de los presupuestos. En fin, así somos en Córdoba, un charlatán de feria ha ocupado el sitio de los grandes en el califato. Como recordó alguien: 24. 805 lo votaron y no fueron más porque estaban en la Feria o de perol .Así nos va
Os dejo dos  “antológicos” vídeos :




No hay comentarios:

Publicar un comentario